martes, agosto 03, 2010

Pasaje Tasso

El piso está frío. Si sigue fumando, los fantasmas que escupe el parlante serán reales.
En la mesita se amontonan una pipa sin uso y algunos libros descuidados.
Cada roce de su mano hace desaparecer a una persona de la habitación; el humo los envuelve, los devora y los desintegra con un elegante movimiento.
Solos los dos, se pierde para siempre tratando de adivinar que esconde ese mechón que cubre su mitad izquierda.

Mañana va a doler.

1 comentario:

voshu dijo...

Me gustó. Nos leemos :)

Free counter and web stats